Instituto Kinsey de Sexología

Instituto de Sexología  

Institución Servicios Cursos y Congresos Artículos Acreditaciones Contacto

Identificate | Registrate Gratis  

 Home > Artículos > Las actitudes frente a las ori...

Las actitudes frente a las orientaciones sexuales. Sus consecuencias

 

Trabajo presentado por la Dra. Mirta Granero en el X Congreso Colombiano de Psicología.

 

“La homosexualidad ciertamente seria un asunto mas fácil de describrir y analizar, si estuviera limitado solo a las personas que la practican”
C. A, Tripp
“Es mas fácil ser aceptado en nuestra sociedad como asesino que como homosexual”
Abby Mann

¿Como se forman las actitudes frente a lo diferente?
¿Como influyen en lo diferente?
Son preguntas que siempre me planteo desde que empecé a trabajar en el tema a principios de los años 70, después de haber planeado mi primera charla publica “ Lo que deben saber los padres de los homosexuales”. No vino nadie (salvo algunos amigos) aunque fue muy bien publicitada por los medios de comunicación y se realizaba en un instituto reconocido.

Evidentemente desubicado frente a la realidad, me costaba entender lo sucedido. Tenía alrededor de 30 años en ese entonces. Hoy tengo 30 años más y me sigue costando entender. Sigo mirando, escuchando y descubriendo cosas que me asombran tanto casi como en ese momento.

Este año pase 10 días de vacaciones en mi casa de fin de semana con mi nieta Camila de solo 3 años. A pocos metros de mi casa se encuentra la casa de los cuidadores. Son una familia con 4 hijos pequeños y Camila juega con ellos. Van y vienen juntos de una casa a la otra. Una tarde fue a buscar a sus amiguitos y volvió rápidamente con una expresión muy extraña en su rostro.
- ¿Que pasa Camila porque has vuelto?
- Me da vergüenza entrar, hay un señor que parece una mujer– respondió.

Enseguida supe de quien se trataba: de Miguel. Un varón homosexual de alrededor de 40 años, enfermero de un geriátrico, excelente profesional, pero que a partir de su imaginación de que un hombre al que le gustan los hombres debe parecerse a una mujer, ha construido sus gestos y modales femeninos, y aunque usa pantalones sus camisas, remeras y sacos son femeninos. Se peina como mujer, usa collares, anillos y se pinta los ojos, los labios y las uñas largas.

Trate de explicarle a Camila que no tenia que sentir vergüenza, que cada uno de arregla como le gusta y que si Miguel quería parecerse a una mujer estaba bien que se pareciera. Ella hizo comentarios sobre su cabello largo y recogido con una hebilla, tipo colita.

Yo le dije que eso no importaba. Que algunas mujeres tenían cabello corto y algunos hombres largos, que algunos varones usaban aros y que tenían el derecho y la libertad de vestirse y arreglarse como quisieran. Ya habíamos tenido una conversación acerca de la libertad cuando ella no quería que otros hicieran algo (como leer o mirar la tv).

Camila siguió pensando. Rato después me comento que su amiguita Valentina se quería parecer a un hombre porque tenia el cabello corto. Trate de explicarle que Valentina tenía solo 2 años y que su cabello corto se debe a que aun no le creció más. Ella preguntaba que si le crecía y se lo cortaba, seria porque quería parecer un hombre. Esa sensación de “vergüenza”, que yo interpreto mas como una sensación rara frente a lo que no le es habitual, le duro toda la tarde y el día siguiente. En la medida en que me vio conversando con Miguel (yo lo invite a tomar un café a mi casa) se le fue pasando pero sigue refiriéndose a el como a algo extraño. ”El señor que parece una mujer” y no lo llama por su nombre. Hace un mes fue con sus padres al cumpleaños de uno de los miembros de una pareja gay (gente con la que están frecuentemente).

Son 2 muchachos amigos de la familia al os que trata desde que nació. Ellos la llevan al circo, alguna vez a la plaza o a almorzar. Se ven varias veces por semana porque los dos trabajan en una empresa de comunicación que tiene su padre (que también es psicólogo, como su madre).
Camila los quiere mucho y les gusta estar con ellos. Esta pareja no tiene en publico manifestaciones de afecto de pareja (no se besan, no se abrazan, no van de la mano, etc.)

Al volver del cumpleaños le dijo a su madre:
- Vos sos mi mama porque sos mujer. Dos varones no pueden ser esposos, ¿Por que es?
Se trata de que pudiera explicitar mejor lo que pensaba, hasta que nombrándolos dijo que no podían ser esposos porque una no era mujer e insistía ¡no puede ser! ¿Por que es?
Somos una familia de psicólogos y sexólogos.

Tenemos un instituto de Sexología. Creo, (estoy casi segura) que no discriminamos a personas con una sexualidad diferente a la normal. ¿Porque la actitud de Camila?

Eso le debe pasar a casi todos los chicos frente a las orientaciones diferentes (y seguramente también frente a otras diferencias). Frente a aquello que no es tan usual ver ¡y desgraciadamente la actitud es negativa! ¡Me da vergüenza! ¡no puede ser!

Estamos tratando de que Camila no tenga una actitud discriminatoria (esperamos conseguirlo). Pero la mayoría de los chicos no tiene esa confianza y facilidad de conversación con su familia ni tampoco una familia de sexólogos.
Los chicos comienzan a discriminar desde que sienten la diferencia y así siguen. Siguen y esa actitud negativa tiene sus consecuencias sobre la persona diferente.

Aquel que va a tener una orientación sexual diferente se siente diferente (la mayor parte de las veces) desde muy pequeño. Y suma a esa sensación de sentirse diferente la actitud de extrañeza, de vergüenza, de que no puede ser, de discriminación, de las miles de Camila con las que se encuentra en su vida.

Rubén Ardila en su libro “Homosexualidad Psicología” trata muy bien las etapas de desarrollo y los estadios que atraviesa el hombre homosexual en su desarrollo psicológico:
Primera etapa de surgimiento: que se presenta durante la infancia. Dice: “El niño se considera diferente, tiende a ocultarse, experimenta sentimientos de alineación y de depresión. Aparecen fantasías homosexuales y en algunos casos las primeras experiencias. La infancia de la mayoría de los homosexuales es bastante solitaria y la persona tiende a la introspección y a reflexionar sobre si misma”.

¿Esto es así porque así es la personalidad de un niño/niña que va a ser homosexual, travesti etc.?
¿O es así porque se topa desde muy temprano con cantidades de Camila que le demuestran que no lo aceptan, que eso no esta bien, que así no puede ser, que están sintiendo algo que esta mal sentir, que sienten vergüenza de que ellos sean así?

¿La alineación y la depresión, la soledad y la tendencia a la introspección y a reflexionar sobre si mismo es natural o es una segura consecuencia de la hostilidad, del ensañamiento, del malestar que sienten otros frente a ellos?.
¿Cómo seria ese niño en una sociedad que no lo discriminara?

¿Cómo seria su etapa de identificación, de aceptación de su identidad y de su consolidación?
Cory * (en su libro “ El homosexual de América”) ya dice muy claramente en 1951 “ Una persona no pude vivir en una atmósfera de universal rechazo, de desprecio, en una sociedad que la coloca fuera de la ley y proscribe sus actividades y sus deseos … sin que esto influya de manera fundamental en su personalidad”

En la investigación que realizo Ruben Ardila en * sobre homosexualidad hay algunos datos a tener en cuenta sobre este tema
- El 51% de los homosexuales encuestados declara que ha habido oportunidades en que sintió que iba a perder la razón.
- El 63% se cree responsable por el hecho de ser homosexual.
- El 65% desearía tener una idea mejor sobre si mismo.
- El 70% piensa que nada o casi nada puede cambiar la opinión que la gente tiene acerca de ellos.

Si tomamos por ejemplo algunos test de personalidad y lo aplicamos a personas con orientaciones sexuales diferentes, los puntajes de neuroticismo, psicotisismo, fobias, subirán mucho solo por algunas respuestas positivas a preguntas cuyas respuestas no son positivas en la gente heterosexual.
Tomemos algunos ejemplos:
PEN: (80 ítems – es una versión del EPQ-A de Eysenck)

12 – ¿Ha tenido alguna vez miedo a volverse loco?
14 – ¿A veces tiene pensamientos o ideas que no le gustaría que los demás se enterasen?
21 – ¿Ha tenido usted más problemas que la mayoría de las personas?
33 – ¿Hay varias personas que tratan de evitarlo?
45 – ¿La gente generalmente parece ofenderlo fácilmente?
57 – ¿Tiene enemigos que puedan hacerle daño?
68 – ¿Siempre se ha considerado una persona diferente?
73 – ¿Hubiera sido más afortunado si la gente no hubiera puesto dificultades en su camino?

INVENTARIO DE MIEDOS:

05 – A las voces fuertes
12 – Ser molestado
15 – Ruido de sirenas
29 – Gente con autoridad
51 – Ser criticado
61 – Sentirme rechazado por otros
64 – Sentirme desaprobado
86 – Ser diferente a los demás


Imaginemos que tomamos estos dos test:
- A una persona heterosexual:
Si contestara si a las primeras ocho preguntas y si tuviera puntaje alto en el cuestionario de miedos, nos daría un diagnostico bastante malo, algo psicotico y fóbico.
- Pensémoslo en una persona con otra orientación sexual: homosexual, bisexual, travesti, transexual.

Es casi imposible que no nos conteste si a las primeras ocho preguntas y no tenga en esos miedos puntajes muy altos. Todo eso le pasó, es discriminado, perseguido, mal visto, criticado etc…. No son imaginaciones suyas delirios o ideas irracionales. Esta bien plantado en la realidad que le toca vivir.

Si los grandes psicólogos que han construido los test no han pensado en un esto y no han hecho aclaraciones ¡que discriminación, que falta de conciencia por lo diferente!
No quiero aburrirlos con mas test con estos problemáticas. Investiguen ustedes. Es una tarea importante a tener en cuenta cuando hacemos diagnósticos principalmente para conseguir trabajos, en las selecciones. Las personas no heterosexuales tienen menos oportunidades, porque hasta las pruebas diagnosticas objetivas tal vez en un afan de no discriminar, están discriminando.
Son muy iatrogenicas estas actitudes hacia la gente con orientación sexual diferente.
Son muy poco sensibles a lo que le ocurre al otro, muy poco empaticas, muy deshumanizadas.
Este miedo este rechazo a la homosexualidad se llama Homofobia. La actitud homofobica sostiene multitud de reacciones individuales y sociales que tienen un desenlace común: el ataque, la represión y la condena de la persona homosexuales.

A pesar de que todavía hoy se discute el uso del termino homofobico (Blumenfeld, Warren, 1992) por considerar que no define de manera real y completa la opresión basada en la identidad u orientación sexual, se acepta que generalmente este se refiere a la “ repulsión hacia los homosexuales y a menudo al deseo de inflingirles castigos” (Weemberg, George, 1973).
Este temor suele ser interpretado por algunas teorias como que esta alimentado por temores ante el propio potencial homosexual. Como que la intensidad del rechazo hacia lo homosexual en el mundo exterior, aliviara los temores ante lo homosexual en el mundo interior.
Puede que así sea. Pero el aprendizaje del rechazo a lo diferente (sobre todo en lo sexual) hoy esta instalado en la sociedad, y con muy buenos refuerzos.

La homofobia según Blumenfeld puede operar desde niveles personales, hasta el impersonal, institucional y cultural.
Son tan irracionales las reacciones homofobicas que es preciso que la sociedad tome conciencia y se reconozca ante un tema tan cargado.

El intentar identificar y reducir las actitudes homofobicas parece resultar el único camino racional para lograr un mejor entendimiento y una mejor integración de las homosexualidades y orientaciones diferentes a la sociedad.
Debemos: (y cuando digo debemos, a veces pienso que todavía es una utopía. Pero también pienso que las utopías mas que construir mundos en el futuro, lo que hacen es criticar el presente para construir realidades alternativas, por eso continuo diciendo debemos)
A- Desmitificar los estereotipos de lesbianas y homosexuales.

B- Promover la auto aceptación de la orientación sexual, a través del conocimiento proporcionado en grupos de estudios y talleres de reflexión y análisis.

C- Protestar en contra de la discriminación en los terrenos educativos, de salud, laboral, de vivienda, etc por causa de la diferente elección erótico – sexual.

D- Brindar apoyo a grupos de lesbianas y gays que luchen por sus derechos.
E- Protestar públicamente contra la represión policial y el chantaje ejercido en la via publica frente a la orientación sexual diferente

F- Ayudar a formar grupos de liberación sexual en distintas ciudades del país.

G- Abrir espacio a las orientaciones sexuales minoritarios en diarios, revistas, radio, televisión, foros, congresos, etc…

Esto es tarea de todos aquellos que nos sentimos educadores de la comunidad o agentes de salud.
Pensemos que el repudio aprendido que en muchas ocasiones los heterosexuales sienten hacia la orientación homosexual, hacia los bisexuales, los travestis o transexuales, en algunos casos, no es más que un autoafirmarse al manifestar la diferencia. Es decir: este soy yo, diferente de aquel, no me confundan.
Es importante revisar la historia para poder entender que las orientaciones sexuales y la sexualidad en si misma no han sido en todas las culturas y épocas objeto de marginación, castigo, culpa o tratados como categoría de enfermedad.
Buscar las causas de las orientaciones minoritarias sin buscar las causas de la heterosexualidad, es solo observar un lado de la moneda. No encontraremos respuestas mientras no sepamos las causas de la heterosexualidad. Hasta hoy las teorías que explican las orientaciones son fragmentarias. Lo importante es poder entender que las causas de las orientaciones son multifactoriales, que lo mas seguro es que un poco se nace y otro se hace y finalmente se es, sin posibilidad de elección. Como decía Ortega “Yo soy yo y mi circunstancia”. El ser humano es circunstancial, depende de la circunstancialidad.
La necesidad de etiquetar, nombrar, diferenciar los comportamientos y las orientaciones sexuales ha servido en muchos casos para estigmatizar, marginar, castigar, o bien para ensalzar, acreditar, reconocer y valorizar las conductas de los individuos. Para categorizar a unos como mejores que otros y crear desigualdades y culpas.
Cuando mas etiquetamos a la sexualidad mas nos alejamos de su realidad.
Seria bueno hablar de que hay personas sexuales que aman, desean, sienten y viven su sexualidad.
Seguir separando las orientaciones sexuales es ver las causas de la sexualidad desde afuera.
Las diferencias afortunadamente existen pero estas diferencias no nos deben llevar a buscar desigualdades.
El mundo no es decotomico y mucho menos en el área de la sexualidad. Es un continuo que se modifica en cada persona a lo largo de su vida, dependiendo de sus experiencias históricas, personales, tanto biológicas y psicológicas como sociales.

Es básicamente cuestión de ética el como y para que se etiqueta a las sexualidades.
Es básicamente también entonces cuestión de ética el intentar empezar a luchar por que desde la escuela primaria existan en las curriculas temas de derechos humanos y no discriminación.

 

Fuente: Dra. Mirta Granero

Instituto Kinsey de Sexología
Rioja 3012 - 2000 Rosario Argentina