Instituto Kinsey de Sexología

Instituto de Sexología  

Institución Servicios Cursos y Congresos Artículos Acreditaciones Contacto

Identificate | Registrate Gratis  

 Home > Artículos > Mujer y Salud Psicológica...

Mujer y Salud Psicológica

 

Artículo presentado por la Dra. Mirta Granero en el X Congreso Colombiano de Psicología.

 

Luego de analizar el título de esta conferencia sonreí. Voy hablar de salud mental o salud psicológica en la mujer.

Parece irracional, seria más fácil tratar enfermedad. Ya hablar de salud y enfermedad no es un tema fácil. Sobre todo para los psicólogos ¿dónde está el punto que divide la salud de la enfermedad?. Dentro de algunas corrientes estamos casi convencidos de que lo hemos resuelto bastante, apoyándonos en el concepto de conductas adaptativas y desadaptativas de los seres humanos. También en el concepto de androginia para algunos aspectos. Y quizás para el varón sirvan más.

Bem, que aunque algunos de sus estudios han sido criticados por Bernard en 1980 y Gilbert en 1981, postula el concepto de Androginia a partir de 1974, estudios apoyados por Lana, y otros en la década del '90 con su cuestionario de Masculinidad y Femineidad. El concepto de Androginia se convirtió en el centro de la atención no sólo de la comunidad científica sino también en el contexto sociopolítico.

La Androginia vino a ser sinónimo de salud mental y símbolo de una sociedad igualitaria y libre de estigmas sexuales, aunque las críticas decían que los individuos masculinos (con gran despliegue de pragmatismo), no los andróginos, eran los que presentaban mayores características de adaptación (de salud podemos decir nosotros).
Y claro, las mujeres siempre hemos estado allí, mirando que se decía de nosotras, para saber cómo debíamos y teníamos que ser. Y aunque no lo hubiéramos leído a Schopenhauer lo que dijo de alguna manera nos llegó y nos marcó.

Este autor en "El amor, las mujeres y la muerte" asegura: . "Sólo el aspecto de la mujer revela que no está destinada ni a los grandes trabajos de la inteligencia ni a los grandes trabajos materiales. Paga su deuda a la vida con el sufrimiento, con los dolores del parto, tiene que obedecer al hombre y ser la compañera pacienzuda que le serene. No está hecha para grandes esfuerzos ni grandes placeres. Su vida puede transcurrir silenciosa y más insignificante que la del hombre, sin que por esto sea mejor o peor que éste. Lo que hace a las mujeres aptas para cuidarnos y educar en la primera infancia es que ellas continúan siendo pueriles, fútiles y limitadas en su inteligencia.

Permanecen toda la vida como niñas grandes, una especie de intermedio entre el niño y el hombre. En las jóvenes solteras la naturaleza parece haber hecho lo que en un estilo dramático se llama un efecto teatral. Durante algunos años la engalana con una belleza, una gracia y una perfección extraordinarias, a expensas de todo el resto de su vida, a fin de que durante esos rápidos años de esplendor puedan apoderarse de la imaginación de un hombre y arrastrarlo a cargar legalmente con ellas. La naturaleza ha armado a la mujer con esas armas e instrumentos necesarios para asegurar su existencia y la de la especie (la naturaleza obra con economía) (aniñada, poco inteligente, bruja).

No porque fuera así totalmente sino por las circunstancias que el medio le presentaba, la mujer tuvo que adaptarse a esta imagen que de ella tenían. Había que parir y amamantar incesantemente. Se tenían hijos que no vivían y había que parir otros, una inmensa fabrica de dar vida y alimento. Tal vez Schopenhauer nunca soñó que aparecería el agua potable,y que se inventarían vacunas y medicamentos. Esto fue una revolución para la mujer. No tuvo que parir tanto, sus hijos con el agua potable y otros descubrimientos empezaron a vivir. Ya no parió ni amamantó incesantemente y lógicamente tuvo más tiempo.

Y cuando la mujer pudo mostrarse de otra manera porque le quedaba tiempo para hacerlo empezó a ver qué otras cosas podía hacer, apareció la píldora y ya se fue todo al diablo. ¡Que descontrol!.

Podía parir menos y también podía no parir sin negarse al sexo. Y en ese tiempo libre podía trabajar, o estudiar, o leer, o pintar, o reflexionar y hasta opinar.
Pero esta mujer se salió de los roles que le habían asegurado. Primero estuvo toda la historia de los roles sexuales y luego el rol de género. Durante mucho tiempo en el lenguaje político contemporáneo en América Latina se utilizó la idea del género sobre todo ligado a las mujeres. Los géneros son unas de las formas más universales de clasificar a los seres humanos. La mayor parte de las sociedades conocidas han construido sistemas genéricos conformados por dos géneros.

Pero existen sociedades que tuvieron hasta ocho y doce géneros. Aún estas sociedades fueron quedando en dos géneros. Y esto nos ha hecho creer que la existencia de sólo dos géneros es lo natural, y en esta creencia hemos confundido ideológicamente lo generalizado con lo natural. Parece tan natural que muchas veces se elimina con el análisis la dimensión de las formaciones sociales en que ocurren los hechos de ser mujer y ser varón. Pareciera que éstos géneros no se adquieren ni construyen históricamente, se nace macho o hembra. A ser varón o mujer se aprende y género y salud psicológica tiene mucho que ver con el aprendizaje.

El sistema genérico es muy parecido al sistema de las razas. Las razas no existen naturalmente sino que la cultura le asigna un valor a ciertas características diferentes en los cuerpos.
Los roles de género están socialmente establecidos y van cambiando con el tiempo o las necesidades. Las mujeres nunca han sabido qué son ni cómo deben ser. Se preguntan y preguntan y leen para saber si está bien como se comportan. Porque nunca fueron una entidad en sí misma como el varón.

Dice Simone de Beauvoirs que no se nace mujer u hombre, sino con un cuerpo que adquiere un significado en este mundo.
A la mujer siempre se la define en términos de "el otro". Vuelve a decir Simone de Beauvoirs: se la conoce como el 2° sexo. (1984)
Las mujeres son siempre el sexo que debe ser explicado, por eso muchas veces fracasan cuando tratan de adquirir el cuerpo, la vida o los modales adecuados. Es muy difícil así la salud psicológica, a la que definiria como estar bien con uno mismo, con lo que hace, con lo que dice o piensa, sin hacerse daño ni dañar a los demás.
Recuerdo que en 2° año de psicología estudié de Erickson las 8 etapas de la vida. Esta teoría se consideraba muy importante porque amplia la teoría de Freud, que, llega hasta la pubertad . Con 20 años yo ya estaba en la 3° etapa de Erikson, había pasado la que los niños debían resolver crisis de "competencia" versus "inferioridad", los adolescentes la crisis de identidad, para no caer en una confusión de roles y ya mas grande dominar la crisis de enfermedad y no encontrarse aislado y solitario. Yo no había padecido ninguna de esas crisis en el orden indicado.

Luego entendí que se refería al varón. Erikson no había considerado la crisis de la mujer, cuando se refería al ser humano. Yo en algún momento hasta pensé que si no encajaba en esa teoría seña por culpa mía porque así nos criaron, con culpa.

¿Por qué las mujeres compramos tantos libros de autoayuda para mejorar la vida sexual; los estados de ánimo, las relaciones y la salud psicológica o mental.?
¿Por qué compramos revistas que indiquen cómo mejorar desde el cabello hasta la uña del dedo chico del pie? Porque siempre estamos pendientes de que de afuera nos digan como debemos ser, como debemos estar, como debemos mejorar.

Continuamente nos parece que como somos no está bien. No solo se considera que los hombres y las mujeres son diferentes, tal como la diferencia de gustos, sino que en todos los aspectos de la vida se piensa que los hombres son seres humanos normales y que las mujeres somos a-normales, que somos deficientes por tener esas diferencias".
Por esto estamos siempre preocupadas por estar a lo último por hacer lo correcto, por ser como se debe ser; y es lógico que nos preocupemos por la anormalidad, si incluso la fisiología masculina continúa siendo el parámetro de la normalidad.

En política hay temas importantes masculinos (guerra, economía, etc.) y temas femeninos. Los gobiernos se preocupan por los derechos humanos, pero muy poco por la mutilación genital de las mujeres, el maltrato físico, la prostitución obligada o la explotación laboral femenina. En derecho los jueces hablan de madre incompetente, pero no usan generalmente padre incompetente.
Reflexionamos sobre las madres solteras, como chicas sexualmente irresponsables y nos dedicamos muy poco al adolescente padre soltero sexualmente irresponsable (eso no parece que fuera así).

En realidad la libertad reproductiva es un tema femenino como si los hombres fueran tan sólo espectadores indiferentes respecto de la sexualidad y sus consecuencias.
Según los observadores críticos de la ciencia, la ley, la medicina, la historia, la economía, y las ciencias sociales este concepto de "otredad femenina", de ser el otro es un concepto importante y debemos tenerlo en cuenta cuando estudiamos la salud Psicológica de la mujer.
Hopkins y Brenda Taylor ejemplificaron las presiones a que están sometidas las mujeres modernas. Debieron ser femeninas y masculinas, diferentes a los hombres y al mismo tiempo igual a ellos.

Es indudable que después de varias décadas de movimientos feministas modernos en que los problemas de la igualdad y la diferencia han sido tratados exhaustivamente, si esa igualdad se hubiera logrado no estaríamos hablando de esto. Hemos hecho grandes progresos pero todavía se sigue librando una guerra respecto al lugar adecuado de la mujer y el campo de batalla sigue siendo el cuerpo femenino.

Cantidades de libros y artículos dicen que dan como resultado que la autoestima de las mujeres es inferior a la de los hombres, que son más inseguras, por lo tanto menos optimistas respecto a sus capacidades en cuanto al futuro y que tienden a reprimir su enojo sintiéndose más "heridas" que enojadas.

Estudios importantes de Donovan y Sanford, Mayor y Beaggi muestran el por qué de esto, y su desarrollo. Se realizaron test de creatividad a hombres y mujeres. A la investigadora le interesaba ver que explicaciones daban para explicar éxitos y fracasos (mediante entrevistas), y llegó a la conclusión de que el condicionamiento social, mediante el cual las mujeres deben parecer modestas las inhibe de atribuirse méritos cuando deben alcanzar un logro en una situación de interacción cara a cara. En un trabajo de Cheryl Olson, este condicionamiento está dado por lo que se espera de las, mujeres por un aprendizaje y en el cual las mujeres mismas, que somos las que generalmente educamos (madres, abuelas, maestras, etc) tenemos mucho que ver. El hábito de la modestia femenina perjudica a las mujeres en las entrevistas de trabajo porque determina que parezcan independientes al éxito y poco inclinadas a promocionarse.

La caricaturista Nicole Hollandes hizo una descripción de cómo sería el mundo si no hubiera hombres: "Habría menos crímenes y sí mujeres obesas y felices".
Y aquí pasamos a la eterna obsesión del peso y la silueta. Un 80% de las mujeres no están conformes con su cuerpo. El ideal de silueta femenino ha cambiado con el transcurso de los años. En 1951 Miss Suecia media 1.58 y pesaba 60 kilos. En 1983 Miss Suecia inedia 1.78 y pesaba 44 kilos.

¿Por qué cambian estos ideales?
Las mujeres curvilíneas y de senos grandes están de moda en las épocas promaternales, donde se considera que la vida doméstica y la maternidad son los roles más importantes de la mujer. Ejemplo: principio de siglo y década del '50.
Por el contrario los cuerpos delgados y musculosos, parecidos a los de los muchachos, están de moda cuando las mujeres tomaron parte de las fuerzas laborales, y cuando desempeñaban roles tradicionalmente masculinos (fines de la década del '60 y década del 70).

Un trabajo de Silbertein descubrió que se asocia el cuerpo opulento y los senos grandes con la femineidad, y esto con pasividad, dependencia e incompetencia. Casi nunca se toma como secretaria ejecutiva a una mujer baja o regordeta. Un aspecto masculinizado se asocia con inteligencia, profesionalidad, capacidad y éxito.

Un estudio realizado por Wooley y Wolley asocia la bulimia femenina a que los padres reconozcan la competencia que no reconocen por ser mujer. Las mujeres entonces se la pasan haciendo dieta y se justifican diciendo también que son por motivos de salud, pero nadie les dice que la mayor parte de las advertencias sobre los peligros de la obesidad se basan en estudios realizados con hombres y que para ellos es mas importante que para las mujeres estar delgados. Las mujeres están biológicamente programadas para acumular reservas de grasas en muslos, nalgas y caderas, y esas zonas no constituyen generalmente un riesgo para la salud. Al contrario, esta reserva de grasa es necesaria para la menstruación, el parto, el amamantamiento, y luego durante la menopausia para producir y almacenar estrógenos.
De hecho, el aumento de peso reduce la posibilidad de padecer osteoporosis. Los doctores Guaeu y Benneth nos dicen que se ha subestimado el riesgo de las dietas que se ha sobrestimado la obesidad en mujeres, (naturalmente la obesidad aumenta el riesgo de diabetes, hipertensión y aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama) pero ser muy flaco impide la longevidad.

En realidad los hombres corren más riesgos a causa de la obesidad, pero son las mujeres que se someten más a dietas.

Cuando se somete a una rata a una dieta para subir y bajar de peso (que es lo que hacen las mujeres) aumenta los riesgos de hipertensión, sobre todo después de la 3° dieta. Casi todas las mujeres, gordas o delgadas han hecho 3 dietas.
Se sabe que la relación entre hipertensión y el exceso de peso que provoca las advertencias médicas es el resultado de que la persona se haya sometido a varias dietas rigurosas y no al resultado del peso per se.

Asegura Guri que las dietas debilitan psicológicamente, y que las mujeres que hacen dieta viven en estado de estrés lo que afecta la salud fisica y emocional.
Con respecto a la salud, las mujeres son muy mal entrenadas para saber cuidarse. No se les enseña, se les miente.
Supongo que aquí se harán campañas preventivas para el cáncer femenino. Generalmente se realiza un PAP y una mamografía. Con eso le dicen a las mujeres que previenen y eso es una mentira. Yo no digo que no se hagan esos estudios, pero eso no es prevención, eso es detección precoz del cáncer, lo que es otra cosa.

La mujer que hace esos estudios se queda tranquila hasta el año siguiente, descansa. No aprende a darle importancia a las señales de su cuerpo. No aprende (porque no le enseñan) que es mas importante acudir a un ginecólogo por un ardor vaginal, un pequeño dolor, un flujo mas oscuro, etc, que hacerse un PAP una vez por año y luego no observarse hasta el año siguiente.
Para una mejor salud psicológica, debemos aprender a escuchar el lenguaje de nuestro cuerpo. Es nos va a decir que nos pasa, que necesita. Eso es mas sano que lo que nos dicen las revistas de moda.

Las mujeres debemos aceptar el cuerpo femenino que poseemos y dejar de percibir que el cuerpo femenino nunca es como debe ser; de que le falta o le sobra algo y que debe ser modificado. Es mas sano escucharlo y aceptarlo que querer todo el tiempo cambiarlo.

Se considera que las mujeres no aceptan las bromas. Estudios serios han demostrado reiteradamente que hombres y mujeres no difieren en su capacidad para el humor, pero que por lo general, no concuerdan sobre lo que es gracioso o no. Por lo general lo gracioso tiene que ver con el blanco de la broma. Los hombres consideran que es gracioso cuando el hombre menosprecia a otra persona y no cuando se menosprecia a sí mismo.

Las mujeres prefieren un humor autodestructivo, un estudio demostró que los hombres no sabían hacer finales graciosos de humor con finales referidos a sí mismos. Las mujeres reaccionan de manera opuesta. Algunos viejos estudios han dado como resultados en los varones diferencias para desempeñarse mejor en matemáticas, a tener sentido del humor, a la necesidad de estar con amigos, capacidad de amar, etc. Y encuestas presentadas a la gente han obtenido como resultado la percepción de una curva bimodal (2 curvas) siendo que son dos curvas superpuestas.

De hecho la "superioridad masculina" en matemáticas no nos ayuda a predecir como se desempeñará un joven o un adulto.
Las diferencias en la mujer, siguen considerándose deficiencias, en forma significativa.

En la decada pasada, el cerebro se convirtió casi en la parte más esencial del cuerpo y se creyó que se podrían conocer todas las causas que determinaban las diferencias entre hombres y mujeres. Un recorrido a esos estudios nos indica que la historia de la investigación cerebral no implicó precisamente una búsqueda imparcial de la verdad, cuando se trataba de diferencias entre sexos y razas.

Hace más de un siglo los científicos trataban de demostrar que las mujeres poseían cerebros más pequeños que los hombres (lo que explicaría las supuestas falencias intelectuales y las debilidades emocionales de las mujeres). Dio excelentes resultados y lo dieron a publicidad hasta que apareció la contrahipótesis de que a mayor peso y altura mayor cerebro. Se abandono la investigación entonces.

Luego se trató de demostrar que las mujeres poseían lóbulos frontales más pequeños (lo que nuevamente implicada menos inteligencia) y parietales más grandes. Cuando se creyó que los lóbulos parietales podían estar asociados al intelecto cundió el pánico. Inmediatamente los anatomistas se pusieron a trabajar y llegaron a la conclusión de que los parietales de las mujeres eran en promedio mucho menos que lo que habían creído al principio.

Se ha avanzado mucho sobre esto, y en realidad hay igualdades, hay diferencias y hay mucho por averiguar, pero parecería según los estudios de Schields (1975) excelente historia del revisionismo psicológico en la investigación del cerebro que el 1° descubrimiento digno de ser destacado establece que así como los investigadores del siglo XIX cambiaban continuamente de parecer sobre cual de los lóbulos cerebrales es responsable de la superioridad masculina, los investigadores del siglo XX cambiaban continuadamente de parecer sobre cual de los hemisferios cerebrales es responsable de esa superioridad.

La discriminación de género, distribuye en desigualdad diferentes bienes económicos, eróticos, de derechos, etc.

Mitos acerca de la mujer: (tambien la inferioriza)
"Hemos cambiado mucho más rápido las prácticas sociales que los esquemas mentales, que las ideas."
Las mujeres alienan su capacidad de autonomía.
Tiene que haber alianza en las políticas contra la discriminación.
En algunos lugares hay mayor regulación de la igualdad, pero en países donde las mujeres son mas independientes ha aumentado la violencia domestica.

La izquierda latinoamericana se hizo cargo tarde, casi no se hizo cargo de la discriminación de género.
En la sociedad los marcos regulatorios se han quebrado.
Hay diferentes especificidades de la discriminación de género. Uno puede medir como es una sociedad por como tratan a las mujeres.
En los cargos directivos en el mundo solo 5% son mujeres.

Los pueblos donde las mujeres han avanzado más son lo que tienen más violencia contra las mujeres.
Las mujeres de cada movimiento revolucionario aprenden lo que las anteriores no pudieron resolver.

Las nicaragüenses son más avanzadas que las cubanas, las chapotecas todavía más.
Pero el avance va unido a la lucha por el avance de las políticas sociales, no separado. Por eso no tuvieron tanto peso las feministas. Y la independencia de las mujeres desde el feminismo desconcerto al hombre.

Con respecto al placer sexual, también hemos estado llena de contradicciones. Desde afuera siempre nos dijeron que teníamos que sentir.
Por algunas épocas estaba mal que la mujer sintiera placer sexual. Luego se acepto que sintiera placer en el coito. Como el 80 % de las mujeres no llegan al orgasmo con penetración, muchas se sintieron obligadas a fingir, a mentir para no ser tomadas por anormales. Masters, Johnson y Kaplan otorgan a la mujer el permiso para poder aceptar que su órgano mas sensitivo era el clítoris. Entonces apareció el punto G y nos pasamos la década del 80 buscándolo. Por estimulación allí, en una pequeña protuberancia en la vagina, (que las investigaciones demuestran que casi ninguna esta segura de donde lo tiene y si lo tiene) se debía llegar al orgasmo. Y cuando un pequeño grupo dijo si, si estimulan el punto G “yo gozo”, apareció una película en los Congresos de Sexología donde se veía a una mujer eyaculando.

Cuando se estableció que el liquido que a algunas le salía era orina, vino la exigencia de la multiorgasmia.
Hay casi un 50 % de mujeres anorgamicas porque no se les da el permiso pensar que es orgasmo es una sensación individual y que la forma como se experimenta es privativo de cada persona y que nadie puede considerarse anormal por sentirlo de una manera diferente.

La falta de información seria y de permisos ha hecho estragos en la sexualidad femenina.
La interpretación biológica errónea del cuerpo femenino plantea muchos conflictos emocionales e intelectuales a las mujeres.
El miedo muchas veces a usar pastillas anticonceptivas es porque no les han explicado bien que el hecho de menstruar todos los meses durante 30 o 40 años no es un hecho natural como se cree, sino cultural.

¿Qué quiero decir con esto? Sino se usaran para no concebir condones, el metodo Belling, el retiro del pene antes de eyacular o el metodo del ritmo (estos tres ultimos bien inseguros), la mujer menstruaria cada uno, dos o tres años, como pasaba antiguamente. Es un hecho cultural menstruar todos los meses.
Es cultural no querer tener hijos.

El cuerpo femenino no esta hecho para menstruar constantemente mes tras mes.
¿Cuál es el metodo anticonceptivo, que produce efectos mas naturales y ademas es el mas confiable? La pastilla anticonceptiva, que no deja menstruar. Solo deja sangrar sin ovular. Bien recetada, con controles, si no hay causas que lo impidan (enfermedades, tabaco, edad, etc) es la mas sana. Numerosas investigaciones asi lo indican. Pero esta explicación casi nunca es dada en ginecología a la mujer. Se las deja seguir pensando que traen cáncer, que engordan, que producen nauseas, etc.

Otra historia importante a tener en cuenta es el Síndrome Premenstrual.
El estudio de este hecho enmascara algo muy importante: que el ciclo menstrual no afecta la capacidad de la mujer sana para hacer lo que necesita hacer y distrae la atención sobre el estudio de al influencia del humor y diferentes síntomas en el hombre debido a los efectos de las hormonas.

Es reducido el porcentaje de mujeres que presentan síntomas relacionados con la etapa menstrual. Pero muchas investigaciones y sobre todo los medios de comunicación hacen confundir a las mujeres.
El SMP no omite casi nada de cambios físicos, emocionales y de conducta: aumento de peso, dolores articulares, cefaleas, dolores de espalda y generalizados, sudores fríos o acceso de calor, insomnio, trastornos de memoria, confusión mental, incapacidad para concentrarse, bajo rendimiento escolar, letargo, disminución de eficiencia, comer y beber en exceso, cambios bruscos de humor, llanto, depresión, angustia, desasosiego, irritabilidad, perdida de deseo sexual o mayor actividad sexual, enojo, tristeza, necesidad de aislarse, agresividad (la lista tiene 150 síntomas, no le falta casi nada).

El termino lo creo en 1931 un ginecólogo llamado Robert Frank en un articulo publicado en “Los archivos de Neurología y Psiquiatría”.
Pero la gran promotora de SPM fue una medica inglesa: Katerina Dalton, que en 1950 escribió un articulo sobre los peligros de la menstruación accidentes y crímenes ¡Cuidado mujer menstruando!
¿Nunca vieron ese cartel en la ruta?
En 1964 se publico un libro sobre “Síndrome Premenstrual” , y en 1987 el SPM fue incluido en la categoría de trastornos psiquiátricos en EE.UU., como “ Trastorno disforico de la ultima etapa luteal”.

Es interesante ver como a partir de 1964 comenzaron a aparecer artículos en revistas medicas y psicológicas sobre el tema.
Veamos algunas investigaciones importantes que no se difunden, ni conocen las mujeres:

- Mary Brown:
Pidió a mujeres que respondieran a un cuestionario sobres estados de animo y actividades diarias durante 90 días, sin decirles que era un estudio sobre menstruación.
Los resultados eran opuestos a la lista de SMP, la depresión, fatiga, hostilidad eran menores antes y durante la menstruación, que durante la ovulación.

- Otros estudios importantes para estudiar el SMP y menstrual:
Dos grupos de mujeres y uno comparable de hombres hicieron un inventario diario de sus estados de animo y síntomas físicos. Un grupo de mujeres sabia para que era y el otro no.

Resultados:
· Las mujeres que sabían marcaron en su etapa premenstrual y menstrual mayor cantidad de síntomas y de estados de animo negativos.
· El otro grupo de mujeres tenia mas síntomas en los otros periodos del mes.
· El grupo de hombres tenia tantos síntomas como este segundo grupo de mujeres.
La diferencia entre hombres y mujeres no fueron significativas.

Parecería que la creencia del SMP tiene en si mismo una poderosa influencia sobre la probabilidad de que una mujer perciba ciertos síntomas y deje de tener en cuenta otros en distintos periodos del mes.

- Otro interesante estudio de la Psicóloga: Betsy Bosak Houser
Tomo muestras sanguíneas durante 10 semanas, a razón de 3 por semana a un grupo de hombres jóvenes, y determino niveles de testosterona y otras hormonas y les hizo responder un “cuestionario de molestias menstruales”, omitiendo solamente el titulo y temas obre los senos y un test de conducta (tiempo, reacción, estabilidad de la mano).

Descubrió:
· Vínculos significativos entre niveles hormonales y humor (cuando aumentaba el plasma de testosterona, disminuían la estabilidad de la mano y el buen humor.
· Si algo así se hubiera descubierto en la mujer ¡Cuidado!
· Alarma: ¿Significa esto que la cantidad de hombres que hacen cirugías, especialmente cerebrales no debieran operar si aumento su testosterona?

- Se ha estudiado también que durante el SMP las mujeres tienen mas accidentes y cometen mas crímenes.

Este es un estudio conocido, pero no se conoce casi otro que estudia en estas mujeres cuando debían menstruar y cuando menstruaron.
Parece que lo emocional ligado a un accidente o crimen adelanta la menstruación y no que tienen mas accidentes o matan porque están por menstruar.

Podría seguir enumerando muchas mas investigaciones, pero para ir cerrando esta conferencia voy a pasar a otro tema.
La mujer salio a la calle a trabajar a mitad del siglo pasado. De los 10 o 15 oficios que pudo tener al principio, esta creció.
Hoy puede ocupar, tal como se lo merece, y si tiene suerte, el puesto que tal vez quiera y pague a otra mujer, que también trabaja a fuera para las tareas hogareñas que no quiere hacer. Pero igual hace. Y a diferencia de la mayor parte de los hombres, tiene dos jornadas de trabajo.

Se ha producido una extraordinaria diversificación de profesores, pero al mismo tiempo una homogenización de la mujer. La mujer para realizarse bien en lo que es, para alcanzar esa forma diversificada, necesita ciertas condiciones. Una de ellas es lo que impropiamente se llama ocio (mala traducción del ingles leisure, que seria mejor llamar holgura).

Holgura es el margen de amplitud del que se goza. Un traje amplio, que no oprime, el holgado (si es muy grande me molesta). Vivir con holgura es vivir con una poco mas de lo necesario, de modo que sobre un poco y no tenga que preocuparme.
Recordemos la contraposición entre “otium” y “negatium”. Cuando estoy afamado y tengo que hacer mil cosas, esto es negocio.

Cuando tengo margen de libertad, tiempo libre, no para no hacer nada, sino para hacer lo que me gusta o me interesa, tengo ocio u holgura.
Tener un tiempo de una, propio, significa tener holgura.

La mujer más reflexiva, mas detallista no se hace con la improvisación y la premura. La mujer siempre se ha hecho con una fuerte dosis de soledad. La soledad, tiene mala fama, pero sin cierta dosis de soledad, no se puede hacer nada interesante, ni siquiera estar con los demás. Hace falta soledad, espera, ejercicio de la imaginación, proyección, anticipar un futuro imaginándolo.

La mujer de hoy, mas que el hombre, no tiene tiempo para esto. Luego de su jornada afuera, los hijos no dan un espacio a la madre. Hoy la maternidad se ha prolongado. Los hijos se van mas tarde de la casa.

Las mujeres han tenido durante un tiempo la impresión de que las presiones sociales sobre ellas se aliviaban mucho. De que podían empezar a hacer lo que querían.

Yo creo que las mujeres de hoy están sometidas a tuertísimas presiones que yo no son las tradicionales, sino otras mas fuertes, mas enérgicas. Es muy poco frecuente que una mujer de nuestro tiempo no se atreva a ser como se supone que debe ser.
Hay una prohibición tacita que pesa gravemente.
Fíjense como se mira hoy a una mujer profesional que decidió no ejercer mas su profesión y quedarse en la casa, con los hijos.
Unos se pregunta ¿Qué le pasara?

La mujer en este nuevo mundo en el que esta viviendo ha perdido muchas de las características que le eran muy positivas y que hoy también tienen mala prensa.

La capacidad de ensimismarse ¡que lindo verbo de la lengua española!. No tiene casi tiempo para entrar en si misma, en su interioridad, para quedarse un rato para estar allí. Solo los seres humanos tenemos capacidad de ensimismarnos, de estar en nosotros, y lo aprovechamos poco, solo cuando estamos mal.

La mujer cuando puede entrar en si misma, con holgura, descubre una forma de estabilidad y de fortaleza, que llamamos con otra admirable palabra española “sosiego”; ¡que bueno el sosiego!. La mujer con holgura que puede estar en si misma y sentir sosiego, puede y esto es algo muy importante resignarse. Hoy parece casi una palabra obscena. Pero es importante resignarse. Frente a las realidades casi no hay otra alternativa sana. Frente a la vejez, la muerte, las ausencias, la enfermedad no se puede hacer otra cosa y esta sin ceder, sin abandonarse, sin que cesen los proyectos.

La resignación no es una entrega, sino algo supremamente activo.. Es la aceptación de la realidad, sin intentar negarlo ni enmascararla para no enfrentarse con ella.
Una de las acepciones del diccionario es “tolerancia a la adversidad”.
La mujer cuando tiene holgura, cuando puede entrar en su misma, puede elegir. Y acá aparece la resignación como activa, como positiva, dentro de la captación de la realidad, como conducta sana.

A veces tengo miedo de que la salud psicológica de la mujer, que las presiones sociales tradicionales pusieron tan en juego y no pudieron romperla totalmente, puede resquebrajarse hoy al estar en el negocio, sin tiempo, corriendo, sin holgura, no pudiendo captar lo que le pasa, no pudiendo, y lo que es peor no teniendo conciencia, de que estas presiones, mucho mas sutiles, mucho mas frescas la están condicionando y no le están permitiendo de nuevo, elegir.

 

Fuente: Dra. Mirta Granero

Instituto Kinsey de Sexología
Rioja 3012 - 2000 Rosario Argentina