Instituto Kinsey de Sexología

Instituto de Sexología  

Institución Servicios Cursos y Congresos Artículos Acreditaciones Contacto

Identificate | Registrate Gratis  

 Home > Artículos > Mujeres orgásmicas y anorgásmi...

Mujeres orgásmicas y anorgásmicas.

 

Quál es la diferencia?

 


INTRODUCCION



Sabemos por la práctica clínica que la falta de o es una de las disfunciones Sexuales por las que más consulta la mujer.



En nuestra sociedad, alrededor de un 50% de las mujeres heterosexuales tienen amplias dificultades para alcanzar siempre o casi siempre os (cosa que no ocurre con el varón). Según una investigación que realizamos antes (Granero, 1984 b), un 4.3% (N=30) de mujeres en la ciudad de Rosario, Argentina, tenían esa dificultad.



Es evidente que hay características diferenciales en las personas, según su manejo sexual. Algunas investigaciones sobre homosexualidad (Granero, 1984 a), sobre disfunción eréctil (Granero, 1984 c) lo demuestran, por lo menos en nuestro medio.



Todavía asombra ver a mujeres que por condicionamiento adquirido no alcanzan nunca os.

Realizamos una investigación con dos grupos de mujeres: orgásmicas y anorgásmicas y medimos en ellas seis características.



METODO

Sujetos



Mujeres adultas de 20 a 44 años, de la ciudad de Rosario. Todas heterosexuales. Se constituyeron dos grupos:



Grupo A. 15 mujeres orgásmicas. Se consideraron orgásmicas a las que obtenían o siempre o casi siempre en relaciones sexuales, por caricias genitales o masturbación. Se tomaron las quince primeras mujeres que fueron entrevistadas por la autora desde enero de 1985.



Grupo B. 15 mujeres anorgásmicas. Se consideraron anorgásmicas a las primarias, o sea a las que nunca habían obtenido o ni en relaciones sexuales, ni por caricias genitales o práctica oría. No se tuvo en cuenta si habían soñado os o no. Estas mujeres generalmente no se masturbaban y tenían gran dificultad para hacerlo en la primera etapa del tratamiento. Las quince pertenecientes a este grupo son todas las que atendió la autora desde abril de 1983 en adelante, en el Instituto Kinsey de Sexología de Rosario.



Materiales



Se aplicaron cuatro cuestionarios.



1. Cuestionario de Glenn Wilson sobre fantasías Sexuales (Eysenck y Wilson, 1981)

2. Inventario de Rol Sexual de Bem (Bem, 1974)

3. Inventario de Asertividad de Rathus (Rathus, 1973)

4. Escala de Ansiedad Manifiesta (EDAM) de Taylor (Taylor,1953).



Diseño y procedimiento



Las treinta personas fueron encuestadas individualmente por la autora en las entrevistas para el inicio del tratamiento (algunas se autoadministraron los cuestionarios en presencia de la terapeuta).



La mayor parte de las 15 mujeres anorgásmicas consultaron por esta problemática aunque algunas lo hicieron por disfunción del deseo o concurrieron a la institución por disfunciones de su pareja.



Las 15 mujeres orgásmicas consultaban por distintos motivos: disfunción del deseo, mala relación de pareja, educación sexual de los hijos, etc.



Hipótesis: Se formularon cuatro.

Hipótesis 1: Las mujeres orgásmicas tienen mayor fantasía sexual que las anorgásmicas.

Hipótesis 2: Las mujeres orgásmicas tienen menos puntaje en femeneidad (feminidad) que las anorgásmicas.

Hipótesis 3: Las mujeres orgásmicas tienen mayor puntaje en asertividad que las anorgásmicas.

Hipótesis 4: Las mujeres orgásmicas tienen menor puntaje de ansiedad que las anorgásmicas.



RESULTADOS



Estos son los resultados del primer informe. Creemos que obtendremos más información en un análisis más exhaustivo de los datos (diferencias entre los distintos factores de fantasías, correlación entre fantasía y ansiedad, etc.).



1) Cuestionario de Glenn Wilson sobre Fantasía Sexual



Este cuestionario tiene un puntaje total que varia de 0 a 96 y se diferencia en cuatro factores de fantasía (con un puntaje de 0 a 24. en cada factor).



a- Factor de fantasía exploratorio

b- Factor de fantasía interna

c- Factor de fantasía interpersonal

d- Factor de fantasía sadomasoquista.



Se analizaron los puntajes totales, encontrando que en las mujeres orgásmicas los puntajes variaban de 32 a 68 y en las anorgásmicas de 9 a 30.



Se dividieron a los puntajes en dos grupos (mujeres orgásmicas y anorgásmicas). Véase Tabla 1. Se utilizó para el análisis la prueba de Wilcoxon, de diferencias de medias de rangos.



TABLA 1



Cuestionario de Glenn Wilson. Puntajes en fantasía Sexual de 30 mujeres clasificadas en una variable: Orgásmica - Anorgásmica.



VARIABLE Orgásmica Anorgásmica

Mujeres encuestadas N 15 15

Medidas de Rango MT 345 120

Esperado por azar T' 232,5 232,5

Test de Significación z 3,77

Probabilidad p 8,10-5







La media esperada fue de 232,5 y la .obtenida para las mujeres orgásmicas en fantasía sexual de 34.5. Este resultado arroja un puntaje de z = 3,77, con una probabilidad de p=8.10-5, por lo que se confirma la hipótesis 1.



2) Inventario de Rol Sexual de Bem



Que mide rasgos actitudinales y comportamentales asignados por la cultura a los sexos masculinos y femeninos, expresándose éste en:



1. Un puntaje en masculinidad.

2. Un puntaje en femeneidad.

3. Un puntaje en andrógina.



Análisis de los puntajes de masculinidad: (Ver Tabla 2)



Se clasificaron en mujeres anorgásmicas y orgásmicas y se aplicó la prueba z de significación a la diferencia de medias de rangos, arrojando un z=3,88 con una probabilidad p=10-4 por, lo que este resultado es altamente significativo. Las mujeres orgásmicas tienen mayor puntaje en masculinidad que las anorgásmicas. Sobre este punto no habíamos formulado hipótesis.



TABLA 2



Inventario de Bem, Puntajes en Masculinidad de 30 mujeres clasificadas en una variable: Orgásmica . Anorgásmica.



VARIABLE Orgásmica Anorgásmica

Mujeres encuestadas N 15 15

Medidas de Rango MT 326.5 138.5

Esperado por azar T' 232,5 232,5

Test de Significación z 3,88

Probabilidad p 10-4





Análisis de los puntajes en femeneidad: (Ver Tabla 3).



Se analizaron de la misma manera que en la Tabla anterior. La media esperada fue de 232,5 y la de las mujeres orgásmicas de 131,5. Se obtuvo un puntaje z = 4,17, p =10-5, Se probó la hipótesis 2. Las mujeres orgásmicas tienen menor puntaje en femineidad que las anorgásmicas.



TABLA 3



Inventario de Bem. Puntajes en Femineidad de 30 mujeres clasificadas en una variable: Orgásmica – Anorgásmica









VARIABLE Orgásmica Anorgásmica

Mujeres encuestadas N 15 15

Medidas de Rango MT 131 333.5

Esperado por azar T' 232,5 232,5

Test de Significación z 4.17

Probabilidad p 10-4



Análisis de los puntajes en andrógina



Se considera andrógina a una persona que ha superado el promedio de 4,9 en los puntajes de masculinidad y de femeneidad en el Inventario de Rol Sexual de Bem. En consecuencia sería andrógina quien tiene un alto porcentaje de las dos características.



En este estudio no se encontraron mujeres andróginas entre las anorgásmicas y sí encontramos ocho mujeres andróginas en el grupo de las 15 orgásmicas. Se calculó la probabilidad de que los ocho casos hayan caído de un mismo lado (orgásmicas) siendo la probabilidad muy significativa p = 0,004.



3) Inventario de Asertividad de Rathus



Este inventario está constituido por 30 ítems, puntuados cada uno de -3 a +3, por lo tanto los puntajes totales oscilan entre -90 y 90. Su puntaje informa sobre las impresiones del respondiente acerca de su propia asertividad y firmeza y sobre los comportamientos típicos de la persona en situaciones muy variadas.



La asertividad es la capacidad de expresar adecuadamente los derechos y sentimientos (negativos y positivos) hacia otras personas. Este inventario mide asertividad hostil por el tipo de afirmaciones que tiene (Wolpe, 1969).



Los 30 puntajes fueron divididos colmo en los análisis anteriores en dos grupos: mujeres orgásmicas y anorgásmicas (Ver Tabla 4).





TABLA 4



Inventario de Rathus. Puntajes en Asertividad Hostil de 30 mujeres clasificadas en una variable: Orgásmica - Anorgásmica.



VARIABLE Orgásmica Anorgásmica

Mujeres encuestadas N 15 15

Medidas de Rango MT 321 144

Esperado por azar T' 232,5 232,5

Test de Significación z 3,65

Probabilidad p 10-4





La media esperada fue de 232,5 y la obtenida por el grupo de mujeres orgásmicas fue de 321, obteniéndose un puntaje z= 3,65, lo que confirma con alta significación la hipótesis 3 p= 10-4.



4) Escala de Ansiedad Manifiesta (EDAM) de Taylor (Ver tabla 5).



También para este análisis los 30 puntajes fueron divididos en dos grupos: mujeres orgásmicas y anorgásmicas. La media esperada fue 232,5 y la que obtuvieron las mujeres orgásmicas 141, siendo z= 3,77. Por lo que queda altamente confirmada nuestra hipótesis de que las mujeres orgásmicas son menos ansiosas que las anorgásmicas (Hipótesis 4) p= 8.10-5.



TABLA 5



Escala de Ansiedad Manifiesta (E.D.A.M.) de Taylor - Puntajes en Ansiedad de 30 mujeres clasificadas en una variable: Orgásmica - Anorgásmica.







VARIABLE Orgásmica Anorgásmica

Mujeres encuestadas N 15 15

Medidas de Rango MT 141 324

Esperado por azar T' 232,5 232,5

Test de Significación z 3,77

Probabilidad p 8,10-5





DISCUSIÓN



¿Por qué nuestras hipótesis?

¿Por qué pensar que las mujeres orgásmicas tienen más altos puntajes en fantasía sexual y en asertividad hostil, y menores puntajes en femeneidad y en ansiedad? Creo que no es difícil darse cuenta. Analicemos cada una de las características:



1. Fantasía sexual



Las mujeres orgásmicas gozan mucho más la sexualidad general, se masturban con más facilidad (González, 19fl5). La masturbación generalmente está asociada a la fantasía y al poder creativo.



Las mujeres anorgásmicas no se masturban o lo hacen en menor porcentaje porque no se permiten fantasear, y por lo tanto al carecer de fantasías están menos motivadas para hacerlo. Seria interesante analizar los cuatro factores de fantasías en el cuestionario de Fantasía Sexual de Wilson. Es probable que encontremos diferencias significativas por factores en los dos grupos. Además seria tema de otra investigación el análisis de factores de fantasías sexuales en mujeres que obtienen os por estimulación de clítoris a diferencia de las que lo obtienen por estimulación l.



2. Rol sexual



Femeneidad: nuestra hipótesis acerca de que las mujeres orgásmicas obtendrían menor puntaje en femeneidad parte de que los adjetivos que en el cuestionario que aplicamos están asociados a femineidad también están asociados a inseguridad, timidez, ser sensible a las necesidades de los otros, comprensión, complacencia. Las más femeninas, serían personalidades carentes de las conductas necesarias como para discutir y plantear con sus parejas lo que resulta necesario para la obtención de un o (lugar, tiempo, frecuencia, modo de estimulación más placentero, etc.).



Masculinidad: Si bien no formulamos hipótesis sobre este rasgo, no es difícil darse cuenta de que una mujer, para la obtención del o, debe tener autoconfianza, defender lo que cree, ser independiente, segura y analítica, para saber cómo siente placer y poder permitírselo. Estas son las características que mide el inventario de Rol Sexual de Bem para el puntaje de masculinidad.



Andrógina: Los puntajes que alcanzaron las mujeres anorgásmicas en femeneidad fueron muy altos. Los que alcanzaron las mujeres orgásmicas no fueron tan altos, no obstante fue suficiente para que ocho de éstas tuvieron puntaje en androginia, no obteniéndolo ninguna de las mujeres anorgásmicas por tener puntajes bajos en masculinidad, equilibrando en femeneidad y masculinidad, no inclinándose por ninguno de los dos o teniendo los dos altos. López Ibor (1983) señala que Rubio Sánchez considera como una de las causas de la frigidez (y dentro de la frigidez estaría la an ia para este autor) a la educación sexual que oriente a las niñas hada papeles masculinos. No se define aquí qué se entiende por masculino. Nosotros tenernos en esta investigación que son orgásmicas aquéllas mujeres que tienen más rasgos actitudinales y comportamentales asignados por la cultura al sexo masculino.



En nuestra investigación sobre diferencia entre mujeres homosexuales y heterosexuales (Granero, 1982) encontramos que el 33% de las mujeres heterosexuales tenían grandes dificultades para llegar al o, y que solo el 3% de las homosexuales tenían dicha dificultad.



Aunque no hemos realizado ninguna investigación sobre andrógina y masculinidad en1nujeres homosexuales, creemos por la experiencia clínica y todo nuestro trabajo en esta área, que serían las que obtendrían los mayores puntajes.



3. Asertividad

La asertividad hostil es la capacidad para responder adecuadamente en situaciones desagradables. Nosotros consideramos que tendrían1nayor puntaje las mujeres orgásmicas que son aquéllas que en situaciones de no o podrían responder de manera adecuada para modificar la situación. La hipótesis fue confirmada por nuestros datos. Este resultado está en línea con el de otra investigación realizada (Granero, 1984 a). Aquí encontramos que las mujeres homosexuales tenían mayor puntaje en asertividad que las heterosexuales. (Test t =1,93 p= 0,05). Y las mujeres homosexuales, como ya dijimos (Granero, 182), tenían mucho mayor porcentaje de o que las heterosexuales.



4. Ansiedad



No sabemos si es la ansiedad lo que produce falta de o o si la falta de o produce ansiedad. Quizás las dos cosas sean ciertas. Lo que sí sabemos es que en los tratamientos de an ia, cuando mediante técnicas de relajación logramos reducir la ansiedad, es más fácil la obtención del o. En nuestro estudio encontramos que las mujeres más ansiosas eran las anorgásmicas. Es probable que una alta ansiedad sea uno de los factores necesarios para la no obtención del o, y que la no obtención de

éste produzca ansiedad.



Sabemos que fantasías, masculinidad, femeneidad, androginia y asertividad corresponden no a características innatas sino adquiridas, fruto de la educación y del aprendizaje, y que se aprenden y mantienen por medio de refuerzos. Nuestra investigación trata de arrojar luz sobre este tema. Si nuevas investigaciones en esta dirección ampliaran el campo de conocimientos, estaremos en condiciones de hacer una sexología preventiva mediante la educación.



¿Qué clase de mujeres queremos? ¿Orgásmicas? ¿Que puedan manejar su sexualidad con placer, responsabilidad y sin culpas? Démosle entonces elementos de seguridad, autoconfianza, que sepan defender sus creencias, que sepan responder adecuadamente en situaciones no agradables, que aprendan a crear fantasías sexuales sin la culpa que ha engendrado nuestra sociedad judeo-cristiana, que no sean ansiosas, que aprendan a relajarse, etc.



Como dice Florencio Escardó (1978): "El sexo puede ser como se lo ejercite una fuente de alegría y plenitud vital o un motivo de sufrimiento y degradación. A que resulte lo primero debe tender todo intento y toda obra de educación sexual; y en ello reside la enorme responsabilidad de quienes hemos aceptado el papel de educadores de la comunidad" (p. 201).



Tal vez las características que se remarcan en este estudio sean sólo algunas de las condiciones necesarias para que una mujer llegue al o. Confiamos en que al conjunto de las individualmente necesarias y colectivamente suficientes se llegue por la vía de la investigación. Esta abrirá nuevas puertas y se acelerará si tomamos conciencia de que la ciencia es el único método capaz de llevar a nuevos descubrimientos que reduzcan el sufrimiento humano. Solo el conocimiento científico, y la lucha porque éstos modifiquen los valores caducos de nuestra sociedad, pueden llevar a un cambio

de conducta tendiente a una educación liberadora.



RESUMEN



El presente trabajo informa acerca de una investigación que la autora realizara en la ciudad de Rosario (Argentina) con treinta mujeres que conformaban dos grupos: orgásmicas y anorgásmicas. Se consideran anorgásmicas las mujeres que nunca tuvieron os, y orgásmicas las que habitualmente lo obtienen no importando la forma de estimulación.



Se aplicó a cada sujeto una batería compuesta por cuatro inventarios. La aplicación la realizó la autora en forma individual.



1. Cuestionario de Glenn Wilson sobre fantasía sexual, que diferencia cuatro factores de fantasías: a) Exploratoria, b) Interna, c) Impersonal, d) Sadomasoquista.

2. Inventario de Rol sexual de Bem, que mide androginia, con puntajes de masculinidad y de feminidad.

3. Inventario de asertividad de Rathus, que mide la capacidad de expresar los derechos y sentimientos hacia otra persona en situaciones hostiles.





4. Escala de ansiedad manifiesta (EDAM) de Taylor. Se llegó a las siguientes conclusiones:

1- Las mujeres anorgásmicas tienen menor puntaje en fantasías sexuales que las orgásmicas. Esto incidiría en la masturbación, motivación, expectativas, etc.

2- Las mujeres anorgásmicas tienen puntajes más altos en feminidad que las orgásmicas, y menor puntaje en masculinidad, no llegando a tener puntajes en androginia.

3- Las mujeres anorgásmicas son menos asertivas que las orgásmicas.

4- Las mujeres anorgásmicas son más ansiosas que las orgásmicas.



Las tres primeras características son aprendidas (se aprende o no a fantasear, se aprenden roles y formas de respuestas), lo que llevaría a un planteamiento sobre la educación de la mujer para una mayor probabilidad en la obtención de o. La cuarta característica (ansiedad) nos plantea la problemática acerca de si la mujer anorgásmica es más ansiosa por ser anorgásmica o si un estado de mayor ansiedad estaría ligado al fracaso en la obtendón de o.



Se utilizó la prueba estadística de Wilcoxon, resultando todas las diferencias significativas. También las mujeres orgásmicas resultaron con más puntaje en masculinidad y en androginia.



REFERENCIAS



Bem, S. L. (1974). The measurement of psychological androginy. Journal Of Consulting and Clinical Psychology, 42, 155.162.



Escardó, F. (1978). Conducta social del adolescente. En R. Jaimes (Ed.) Sexualidad humana y relaciones personales. Nueva York: Federación Internacional de Planificación de la Familia, Región Hemisferio Occidental.



Eysenck, H. J., y Wilson, G. (1981). Psicología del sexo. Traducido del inglés. Barcelona: Herder.



Granero, M. (1982). Características de las mujeres homosexuales. Conferencia dictada en el Congreso Argentino de la Mujer, Buenos Aires.



Granero, M. (1984 a). Diferencias entre homosexuales y heterosexuales (varones y mujeres) en temores, asertividad y autosuficiencia. Revista Latinoamericana de Psicología, 16, 39-52.



Granero, M. (1984 b). Diferencias entre homosexuales y heterosexuales en comportamiento y personalidad. Revista Latinoamericana de Psicología, 16, 401.420.



Granero M. (1984 c). Asertividad y disfunción eréctil secundaria. Trabajo presentado al XXIII Congreso Internacional de Psicología, Acapulco (México).



González, J. M. (1985). Comportamiento sexual del universitario. Revista Latinoamericana de Psicologia, 17, 7.56.



Lopez, Ibor J.J. (1983) Biblioteca basica de educación sexual. Vol 3 Madrid Ediciones Uve.



Rathus, S.A. (1973) A 30 Item schedule for assessing assertive behavior. Behavior Therapy, 4, 398-406.



Wolpe J. (1969) Practica de la terapia de la conducta. Traducido del ingles. México. Trillas.

 

Fuente: Dra. Mirta Granero

Instituto Kinsey de Sexología
Rioja 3012 - 2000 Rosario Argentina